El Sáhara Occidental no forma parte del Acuerdo de Libre Comercio EFTA
efta_610.jpg

El Tratado de Libre comercio EFTA-Marruecos no incluye al Sahara Occidental, según las autoridades Noruegas y Suiza. Esta situación conllevará consecuencias multimillonarias para las compañías que sistemáticamente etiquetan erróneamente las  importaciones del Sahara Occidental como marroquíes, e ilustra de qué manera la posición de la Comisión Europea choca con el resto de la comunidad internacional.
Publicado: 02.06 - 2010 11:03Version de la impresora    
“Desde el momento que Marruecos no ejerce la internacionalmente reconocida soberanía del Sáhara occidental, este no es visto como parte del territorio de  Marruecos en relación a este tratado. El tratado de libre comercio no es aplicable, por lo tanto, a los bienes del Sahara Occidental”, afirmó el ministro de asuntos exteriores noruego, Mr Gahr Støre en declaraciones realizadas el 11 de mayo en el Parlamento Noruego a propósito del Tratado de Libre Comercio entre la EFTA y Maruecos.

Las declaraciones del Ministro fueron consecuencia de un importante escándalo publicado por los medios de comunicación noruegos durante los últimos meses, en las que está implicados el presidente de la Confederación de Empresas Noruegas, millones de euros en evasiones fiscales, Ministros y refugiados. Como resultado, ha quedado de manifiesto que las prácticas de la EFTA están en fuerte contraposición con la política llevada a cabo por la Comisión Europea en materia de comercio de bienes procedentes del Sáhara Occidental ocupado.  

Millones de euros en evasión de impuestos
La Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) firmó en 1997 un acuerdo de asociación con Marruecos. Las exportaciones de Marruecos hacia los cuatro estados que forman la EFTA fueron mucho más fáciles, pero crearon un vacío legal, dando a los importadores la oportunidad de exportar productos procedentes de los territorios ocupados libres de impuestos si estos eran etiquetados como marroquíes.

Y esto es  exactamente lo que ocurrió en Noruega. Una de las firmas líderes en importaciones compró secretamente durante una década aceite de pescado procedente del Sáhara Occidental para su posterior uso en acuicultura.

La compañía importadora de este aceite de pescado, GC Rieber, etiquetando como marroquíes del orden de 12-20.000 toneladas anuales de aceite de pescado procedente del Sahara Occidental, evitó el pago de aranceles por valor de 50 M€.

La causa de esta diferencia impositiva, es debida a que Noruega no reconoce la anexión del Sahara Occidental por parte de Marruecos.

Los dos países más grandes de la asociación EFTA, Suiza y Noruega, han afirmado que el tratado de libre comercio de la EFTA con Marruecos no es aplicable a los productos originados desde el Sahara Occidental.

El Presidente, Resignado
Este asunto no fue menos controvertido en Noruega considerando que la compañía importadora es propiedad del presidente de la Confederación de Empresas Noruegas y que la empresa a la que daba servicio ha estado presidida por el actual Ministro de Economía.

Durante las últimas semanas el presidente de la Confederación ha presentado su dimisión, su compañía está bajo investigación del Ministerio de finanzas noruego, mientras que el propio Ministro de Finanzas Mr. Sigbjørn Johnsen, ha sido sustituido por otro miembro del gobierno en aquellos temas en los que su imparcialidad pudiera ser cuestionada .

En una respuesta al partido conservador de Noruega, el Ministro de Finanzas declaró no tener conocimiento alguno del asunto de las importaciones durante los años de presidencia de la compañía. La comercialización ha sido llevada a cabo sin tener en cuenta la política de Noruega. El Gobierno Noruego ha pedido a las compañías noruegas no continuar con sus negocios en el territorio, y esta frenando las importaciones del Sahara Occidental a Noruega. Las importaciones noruegas de aceite de pescado desde los territorios ocupados suman más de 17 M€ al año.

Con la exclusión de los territorios del Sahara Occidental del Tratado de Libre Comercio, Noruega aplica la misma interpretación que otro de los mayores miembros de la EFTA, Suiza.

“Desde el momento en el que Suiza no reconoce la anexión marroquí, el tratado entre la EFTA y Marruecos no es aplicable al Sahara Occidental” declaró Martin Zbinden, presidente del Tratado de Libre Comercio en la Secretaría de Estado para asuntos económicos en 2007, cuando el Comité suizo en el Sahara Occidental investigó las importaciones suizas de tomates.

La EFTA lo forman cuatro países Suiza, Noruega, Liechtenstein e Islandia. La asociación trabaja de forma paralela a la UE, pero a la vez se encuentra fuertemente conectada a su “hermano mayor”. La EFTA fue establecida en 1960 a iniciativa del Reino Unido.

Excluyendo al Sáhara Occidental de los tratados, la EFTA sigue las directrices de la ONU de una forma mas clara que la UE.

“La UE debería alinearse con EE.UU. y la EFTA”
Ningún estado del mundo reconoce la anexión marroquí del Sahara Occidental. Sin embargo, la UE se encuentra dividida en cuanto al asunto comercial-territorial.

A pesar de que los abogados de la ONU y el Parlamento Europeo afirman que la actividad económica en el Sahara Occidental es una violación de las leyes internacionales, la Comisión Europea apoya intereses económicos en la zona, a través de una  interpretación  deliberada y errónea de la declaración de la ONU de 2002.

Esta política es debida principalmente a la presión de unos pocos países de la UE con inversiones en los territorios ocupados y con fuertes lazos con Marruecos.

“La UE paga al gobierno Marroquí por pescar en aguas que no pertenecen a Marruecos. Es una situación única en la política pesquera de la UE, la cual implica un sistemático despilfarro del dinero de los contribuyentes, la flota pesquera española está en la práctica subvencionada por los estados mas ricos de la UE a través de una violación de las leyes internacionales” declaró Sara Eyckmans, coordinadora del Observatorio de los Recursos Naturales del Sáhara Occidental (WSRW).

“La UE debería mirar hacia la EFTA y los EE.UU., los cuales excluyen el Sahara Occidental de sus acuerdos de libre comercio” declaró Sara Eyckmans.

La UE apoya sus actividades pesqueras en el Sahara Occidental haciendo referencia a una declaración de la ONU de 2002. La Comisión ha malinterpretado repetidamente la declaración de la ONU, hasta tal punto que el autor de esta declaración, el entonces Vicesecretario de la ONU para Asuntos Legales, ha declarado que se siente “avergonzado de ser Europeo”.

Algunos estados de la UE se oponen a la opinión de la Comisión, convencidos de que la cooperación de la UE con Marruecos no se debería extender al Sahara Occidental, un territorio en el que la ONU aún trabaja en su descolonización.

    


EN ES FR DE AR

La mayor parte del Sahara Occidental está ocupado por Marruecos. Negociar con compañías o autoridades marroquíes en los territorios ocupados es dar señales de legitimación de la ocupación. También da oportunidades laborales a los colonos marroquíes y beneficios al gobierno marroquí. Western Sahara Resource Watch urge a las compañías a que abandonen el Sahara Occidental mientras no se encuentre una solución al conflicto.

¡Colabora con WSRW!

tn_sjovik_demo_610.jpg

Western Sahara Resource Watch trabaja por defender los derechos del pueblo saharaui a disfrutar de sus recursos naturales. Para poder hacer aún más necesitamos tu apoyo económico.
Informe – La energía verde marroquí usada para el expolio del Sahara

tn_poweringplunder_esp_610.jpg

Una parte en aumento de los proyectos se producen en los territorios ocupados del Sahara Occidental y se usan para el saqueo de sus minerales. Esto es lo que documenta el nuevo informe de WSRW.

WSRW.org Archivo de noticias 2016
WSRW.org Archivo de noticias 2015
WSRW.org Archivo de noticias 2014
WSRW.org Archivo de noticias 2013
WSRW.org Archivo de noticias 2012
WSRW.org Archivo de noticias 2011
WSRW.org Archivo de noticias 2010
WSRW.org Archivo de noticias 2009
WSRW.org Archivo de noticias 2008
WSRW.org Archivo de noticias 2007
WSRW.org Archivo 2004 - 2006


Suscríbete a nuestro boletín:









Esta página web se ha construido gracias a la ayuda económica del sindicato noruego Industri Energi