Los servicios legales del PE cuestionan pacto agrícola con Marruecos
La propuesta de acuerdo de libre comercio entre la UE y Marruecos para productos agrícolas es poco clara en el asunto del Sahara Occidental, según el informe jurídico publicado recientemente por los Servicios Legales del Parlamento Europeo. el informe sugiere que el PE examine esta ambigüedad antes de dar su consentimiento.
Publicado: 02.02 - 2011 22:15Version de la impresora    
La opinión legal se redactó en respuesta a las preguntas sobre la inclusión del territorio del Sáhara Occidental en la renovación del acuerdo agrícola con Marruecos y las consecuencias derivadas de la legalidad del acuerdo.

El acuerdo propuesto prevé una liberalización sustancial de los productos agrícolas, productos agrícolas transformados y productos de la pesca por parte de la UE, a cambio de una liberalización del 55% de las importaciones comunitarias procedentes de Marruecos. El texto fue firmado por el Consejo Europeo y Marruecos el 13 de diciembre de 2010 en Bruselas pero aún necesita la aprobación del Parlamento Europeo.

Al igual que en el caso del debate sobre una posible continuación del acuerdo de pesca UE-Marruecos, la cuestión del Sáhara Occidental demuestra ser un asunto espinoso.

Los servicios jurídicos del PE declararon que "carecen de información sobre cómo la propuesta de Acuerdo se aplicará a los territorios del Sáhara Occidental y cómo beneficiará realmente a la población local". Además, falta información en cuanto a "si la mayor liberalización de esos productos está en consonancia con los deseos e intereses del pueblo del Sáhara Occidental".

A día de hoy no se ha consultado a los saharauis, algo necesario para aue el acuerdo esté en consonancia con la legalidad internacional. consultar el dictamen de la ONU sobre el derecho de los saharauis sobre sus recursos naturales.

Dado que el Sáhara Occidental no es reconocido como parte de Marruecos, tanto en los EE.UU. y los estados de la AELC han excluído específicamente al Sáhara Occidental de la aplicación de sus acuerdos de libre comercio con Marruecos.

"Bajo estas circunstancias, parece oportuno aclarar estas cuestiones con la Comisión antes de tomar una posición sobre el consentimiento para la celebración del acuerdo propuesto", concluye el dictamen.

Descargar aquí un resumen del informe jurídico  de la página web de COAG .

Esta es la segunda ocasión en la que los Servicios Jurídicos del Parlamento Europeo han emitido un informe sobre el impacto de acuerdos bilaterales entre la UE y Marruecos sobre el Sahara Occidental. En 2009, los juristas del PE cuestionaron la legalidad del acuerdo de epsca por no beneficiar e los saharauis.

    


EN ES FR DE AR

La mayor parte del Sahara Occidental está ocupado por Marruecos. Negociar con compañías o autoridades marroquíes en los territorios ocupados es dar señales de legitimación de la ocupación. También da oportunidades laborales a los colonos marroquíes y beneficios al gobierno marroquí. Western Sahara Resource Watch urge a las compañías a que abandonen el Sahara Occidental mientras no se encuentre una solución al conflicto.

¡Colabora con WSRW!

tn_sjovik_demo_610.jpg

Western Sahara Resource Watch trabaja por defender los derechos del pueblo saharaui a disfrutar de sus recursos naturales. Para poder hacer aún más necesitamos tu apoyo económico.
Informe – La energía verde marroquí usada para el expolio del Sahara

tn_poweringplunder_esp_610.jpg

Una parte en aumento de los proyectos se producen en los territorios ocupados del Sahara Occidental y se usan para el saqueo de sus minerales. Esto es lo que documenta el nuevo informe de WSRW.

WSRW.org Archivo de noticias 2016
WSRW.org Archivo de noticias 2015
WSRW.org Archivo de noticias 2014
WSRW.org Archivo de noticias 2013
WSRW.org Archivo de noticias 2012
WSRW.org Archivo de noticias 2011
WSRW.org Archivo de noticias 2010
WSRW.org Archivo de noticias 2009
WSRW.org Archivo de noticias 2008
WSRW.org Archivo de noticias 2007
WSRW.org Archivo 2004 - 2006


Suscríbete a nuestro boletín:









Esta página web se ha construido gracias a la ayuda económica del sindicato noruego Industri Energi