Sáhara: La Unión Europea mina los Derechos Humanos en el dia de DDHH
bf1efpa_demo5_610.jpg

Hoy, el Parlamento Europeo (PE) ha decidido renovar  el acuerdo de pesca UE- Marruecos, permitiendo la entrada  en las aguas del Sáhara Occidental, territorio que lleva siendo ocupado militarmente por Marruecos desde 1975. “Hoy es un día triste para la paz internacional y los Derechos Humanos” afirma el Observatorio de los recursos naturales del Sáhara Occidental (WSRW). La decisión ha sido tomada en el primer aniversario del premio Nobel de la Paz, y en el Día Internacional de los Derechos Humanos.
Publicado: 10.12 - 2013 11:42Version de la impresora    
“La decisión que ha tomado el PE hoy, supone un golpe duro para el pueblo saharaui quien, según la legislación internacional, tiene el derecho a ser escuchado en relación a las actividades económicas que se realicen en su tierra ocupada. Hoy, la UE no ha tenido en consideración ese derecho. Hoy mejor que nuca se demuestra que la retórica de la UE sobre Derechos Humanos está vacía” sostiene Erik Hagen, Presidente de WSRW.

Doscientos cuatro europarlamentarios votaron en contra del acuerdo, frente a trescientos diez a favor y cuarenta y nueve abstenciones.

L@s propietari@s de las reservas pesqueras objeto de votación,  viven bien bajo la brutal ocupación marroquí o bien, como refugiad@s en los campamentos de Tinduf (Argelia). Más de cien resoluciones de Naciones Unidas (ONU) claman por el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Ningún Estado en el mundo reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

El pasado fin de semana, una manifestación en la capital del Sáhara Occidental contra los planes de la UE- Marruecos, en las aguas del territorio, fue dispersada violentamente por la policía marroquí. Veinte saharauis resultaron herid@s. La situación es cada vez más tensa y se incrementa el número de saharauis que se sienten ignorad@s y frustad@s por la insistencia de la UE, a elegir a Marruecos como aliado de negocios en su tierra, mientras hacen la vista gorda a las violaciones graves y sistemáticas de los Derechos Humanos que perpetra  Marruecos en el Sáhara Occidental.

Mientras tanto, Marruecos recibirá cuarenta millones de euros al año por dar su permiso al acceso de unas aguas que no le pertenecen.

Además de violar la legislación internacional y no respetar el derecho internacional a la autodeterminación, el protocolo es un pésimo negocio para las reservas pesqueras en la zona. Un reciente reportaje de Greepeace, instaba a la UE  a no renovar el acuerdo por cuestiones medioambientales.

    


EN ES FR DE AR

La mayor parte del Sahara Occidental está ocupado por Marruecos. Negociar con compañías o autoridades marroquíes en los territorios ocupados es dar señales de legitimación de la ocupación. También da oportunidades laborales a los colonos marroquíes y beneficios al gobierno marroquí. Western Sahara Resource Watch urge a las compañías a que abandonen el Sahara Occidental mientras no se encuentre una solución al conflicto.

COP22 – La energía verde marroquí usada para el expolio

tn_poweringplunder_esp_610.jpg

En la COP22, tenga cuidado con lo que lee sobre los esfuerzos de Marruecos en energía renovable. Una parte en aumento de los proyectos se producen en los territorios ocupados del Sahara Occidental y se usan para el saqueo de sus minerales. Esto es lo que documenta el nuevo informe de WSRW.
¡Colabora con WSRW!

tn_sjovik_demo_610.jpg

Western Sahara Resource Watch trabaja por defender los derechos del pueblo saharaui a disfrutar de sus recursos naturales. Para poder hacer aún más necesitamos tu apoyo económico.

WSRW.org Archivo de noticias 2016
WSRW.org Archivo de noticias 2015
WSRW.org Archivo de noticias 2014
WSRW.org Archivo de noticias 2013
WSRW.org Archivo de noticias 2012
WSRW.org Archivo de noticias 2011
WSRW.org Archivo de noticias 2010
WSRW.org Archivo de noticias 2009
WSRW.org Archivo de noticias 2008
WSRW.org Archivo de noticias 2007
WSRW.org Archivo 2004 - 2006


Suscríbete a nuestro boletín:









Esta página web se ha construido gracias a la ayuda económica del sindicato noruego Industri Energi