WSRW: Comunicado de prensa, Kerr-McGee, 2005
Los accionistas, objetivo de una campaña para poner fin a la implicación de Kerr-McGee en el Sáhara Occidental ocupado. Con carta a las accionistas.
Publicado: 26.06 - 2010 19:37Version de la impresora    
Observatorio de los Recursos del Sáhara Occidental / Western Sahara Resource Watch (WSRW)

COMUNICADO DE PRENSA

Madrid, 28 de febrero de 2005  

Los accionistas, objetivo de una campaña para poner fin a la implicación de Kerr-McGee en el Sáhara Occidental ocupado

El Observatorio de los Recursos del Sáhara Occidental/ Western Sahara Resource Watch, representando a organizaciones de 20 países, anunció hoy una campaña contra la empresa norteamericana del sector energético, Kerr-Mc Gee (KMG). Esta compañía, con sede en la ciudad de Oklahoma se halla implicada en un saqueo ilegal, antiético y políticamente controvertido de hidrocarburos en las áreas del Sáhara Occidental ocupadas por Marruecos. Marruecos ha ocupado ilegalmente el Sáhara Occidental desde 1975 y el pueblo del territorio, dirigido por el Frente Polisario, está luchan por la autodeterminación y la independencia. Kerr-McGee ha realizado exploraciones en búsqueda de petróleo y gas en las aguas territoriales del Sáhara Occidental desde 2001 con una licencia de la empresa petrolífera estatal marroquí, ONAREP. Hoy, el movimiento internacional de solidaridad con el Sáhara Occidenta ha empezado a contactar con los 600 mayores accionistas de la empresa para pedirles que actúen en orden a impedir que la empresa KMG renueve el contrato que expira el 1 de mayo.

El Sáhara Occidental es la última colonia de Africa. Antigua colonia española, en mayo de 1975, una misión de Naciones Unidas determinó que el pueblo del Sáhara Occidental apoyaba abrumadoramente al movimiento de liberación Polisario y estaba a favor de la independencia y contra la integración del territorio en Marruecos. El 16 de octubre de ese año, el Tribunal Internacional de Justicia decidió que el pueblo del Sáhara Occidental tiene derecho a la autodeterminación incluyendo la opción de independencia. Marruecos rechazó la decisión del Tribunal e invadió el territorio a finales del mes de octubre, forzando a la mayoría de la población a huir a campos de refugiados en Argelia. Marruecos ha rechazado poner en práctica el plan de paz de la ONU de 1991 en el que un referéndum permitiría al pueblo del Sáhara Occidental elegir entre independencia e integración en Marruecos. El asesor jurídico de las Naciones Unidas dice que el Sáhara Occidental es un Territorio No Autónomo y que la explotación de hidrocarburos del territorio sería ilegal.

"Llama la atención que Kerr-McGee todavía no entienda las dimensiones políticas, legales y humanitarias de la catástrofe que están infligiendo al pueblo saharaui. Durante tres años, la empresa ha rechazado escuchar nuestros argumentos. Ahora esperamos obtener alguna ayuda por parte de sus accionistas, dijo Richard Knight, un miembro de la Asociación de Profesores Preocupados por África (Association of Concerned Africa Scholars) y portavoz del Observatorio de los Recursos del Sáhara Occidental/ Western Sahara Resource Watch.

La campaña pide a los accionistas que jueguen un papel como inversores activos, influyendo en KMG para que no renueve su contrato el 1º de mayo de este año. Si la presión constructiva sobre los accionistas no tiene éxito para conseguir el cambio de política de KMG, la campaña solicitará a los inversores que se desprendan de sus acciones en KMG

Hasta ahora, dos empresas de estudios sísmicos, una noruega y otra holandesa, han decidido no continuar sus actividades en el Sáhara Occidental debido a las implicaciones políticas de los contratos. Esto ocurrió como consecuencia del activismo de los propietarios de acciones y de docenas de ventas en los últimos años. También una empresa danesa y otra francesa han abandonado el área, convirtiendo a Kerr-McGee en la única empresa extranjera que permanece en el Sáhara Occidental ocupado.

Uno de los principales accionistas ya ha desinvertido en Kerr-McGee, el administrador de fondos de pensiones nouregos Skagenfondene, que ha vendido sus 100.000 acciones, con una pérdida de dos millones de dólares. Debido a la masiva atención negativa que atraen las actividades de Kerr-McGee en los territorios ocupados, ese inversor consideró las acciones como de alto riesgo. Ahora el Fondo Noruego de Petróleo, de propiedad del gobierno, está considerando si debería vender sus acciones, cuyo valor estimado es de 7 millones de dólares.

"La campaña contra Kerr-McGee ha llevado a una impresionante movilización en todo el mundo. Hoy, 19 organizaciones de cuatro continentes han empezado a contactar simultáneamente con los accionistas de Kerr-McGee radicados en sus respectivos países. El último mes, contactamos con todas las agencias de calificación del mundo, explicándoles la naturaleza del contrato y urgiéndoles a recomendar a sus clientes que vendan. Ahora, contactando con los accionistas, damos un segundo paso en nuestra estrategia", dijo Liesbeth den Haan, de la Fundación Holandesa por el Derecho a la Autodeterminación del Pueblo Saharaui.

Ningún país reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. El gobierno formado por el Polisario, miembro fundador de la Unión Africana, reconocido por unos 70 Estados, incluyendo México o Sudáfrica ha condenado vigorosamente el contrato de Kerr-McGee.

"El expolio de los hidrocarburos del Sáhara Occidental planeado por Marruecos es inmoral e ilegal. Desde que Kerr-McGee firmó el contrato de reconocimiento con ONAREP en 2001, Marruecos ha empantanado el proceso de paz apoyado por la ONU. Marruecos incluso ha rechazado el generoso plan diseñado or el antiguo Secretario de Estado de los Estados Unidos, James Baker. Si las actividades de Kerr-McGee continúan existen posibilidades reales de emprender acciones legales contra la empresa y urgimos vigorosamente a Kerr-McGee a que no renueve su contrato. Estamos muy seguros de que nuestras medidas harán que Kerr-McGee, como última empresa de la industria petrolífera que opera en el Sáhara Occidental, se retire. La cuestión es cómo y cuando", dijo Jacob Mundy, fundador de los "Amigos del Sáhara Occidental".

Para obtener ulteriores informaciones o recibir una versión completa de la carta a los accionistas puede dirigirse a Carlos Ruiz Miguel (Galicia) 609 800 915 , ruizmi[at]usc.es, Joaquín Moreno Gómez (Andalucía) jmorenogomezdh[at]yahoo.es, Sergio Ramírez (Canarias) sramirez[at]dcegi.ulpgc.es, o El Mami Brahim (Asturias) elmami_b[at]yahoo.com.

La campaña está coordinada por el recién fundado Observatorio de los Recursos del Sáhara Occidental / Western Sahara Resource Watch (WSRW). WSRW es una red de organizaciones que trabajan para preservar los recursos naturales en el Sáhara Occidental para que puedan ser usados por su pueblo, por cuanto la soberanía sobre esos recursos es un derecho con carácter erga omnes reconocido en varias resoluciones de la ONU y documentos internacionales de derechos humanos.



-------------------------------------------------------------------------


Carta a los accionistas de Kerr-McGee

Madrid, 27 de febrero de 2005

Acerca de la implicación de Kerr-McGee fuera costa (offshore) del Sáhara Occidental ocupado


En octubre de 2004 la empresa del sector energético, Kerr-McGee (KMG) renovó su contrato con la empresa petrolífera estatal marroquí, ONHYME, para efectuar exploraciones de recursos de hidrocarburos fuera costa (offshore) del Sáhara Occidental ocupado. Esto se ha hecho a pesar de la ilegalidad de la explotación de hidrocarburos en el área y a pesar del carácter extremedamente poco ético y políticamente controvertido del contrato. Sobre estos presupuestos, el Observatorio de Recursos del Sáhara Occidental/Western Sahara Resource Watch le recomienda vivamente, como inversor en la compañía afectada, que convenza a Kerr-McGee de que no renueve su contrato cuando expire el 1º de mayo.

En el año 2001, las compañías petrolíferas Kerr-McGee y Total (antigua TotalFinaElf) firmaron unos contratos de exploración con ONHYM (antigua ONAREP). El vicesecretario general de las Naciones Unidas para Asuntos Jurídicos, Hans Corell, declaró posteriormente que los contratos no eran en sí mismos ilegales. Ahora bien, al mismo tiempo concluyó que "si se procediera a nuevas actividades de exploración y explotación sin tomar en consideración los intereses y deseos del pueblo del Sáhara Occidental, supondrían una violación de los principios del Derecho Internacional (...)".

Desde entonces, hemos averiguado que, además de estudios sísmicos regulares, KMG también ha ejecutado un programa de sondeos, tomando muestras del lecho marino bajo las aguas del Sáhara Occidental. Habiendo, pues, llevado a cabo, "nuevas actividades de exploración" estimamos que las actividades de KMG violan el dictamen de Hans Corell y el Derecho Internacional.

Corell además declara que Marruecos, legalmente, no es la potencia administradora del territorio. Esto significa que ONHYM, de ninguna manera tiene derecho a actuar en nombre del pueblo del territorio ocupado. El Observatorio de Recursos del Sáhara Occidental/Western Sahara Resource Watch está convencido de que existen ahora suficientes argumentos legales de peso como para que la cuestión de la exploración por KMG de hidrocarburos de los territorios ocupados pueda ser decidida por el correspondiente órgano jurisdiccional.

Sin embargo, en nuestra opinión, más importantes que las consideraciones legales son los aspectos éticos de esta implicación. Los contratos de exploración ofrecen una legitimación de la ocupación del territorio por Marruecos. Esos contratos han impulsado la confianza de Marruecos en la anexión del territorio ocupado, violando el Derecho Internacional y un amplio número de resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU. Después de firmar los contratos con ambas empresas petrolíferas, Marruecos ha reforzado su rechazo al derecho de los saharauis a su autodeterminación sobre el estatuto futuro del territorio. De este modo, los contratos y las subsiguientes actividades sísmicas han empeorado el clima para una solución pacífica de acuerdo con los planes de paz firmados por las partes en el conflicto (Marruecos y Frente Polisario). El gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ha condenado con vigor ambos contratos y los iniciales estudios sísmicos. Es importante recordar también que el territorio es aún un área de conflicto, a pesar del alto el fuego, con las eventuales consecuencias que tendría para la compañía en el caso de que se reanuden las hostilidades.

También existen razones económicas para no invertir en la industria marroquí de los territorios ocupados. El administrador del fondo de inversiones noruego Skagenfondene ya ha vendido sus 100.000 acciones en Kerr-McGee, con una pérdida de dos millones de dólares. Debido a la masiva atención negativa que conllevan las actividades de KMG en los territorios ocupados, consideraron las acciones como de alto riesgo financiero. Skagenfondene era el mayor accionista noruego en la empresa petrolífera americana en ese momento. Después, el gobierno de la RASD urgió al Ministerio Noruego de Finanzas para que vendiera sus acciones en KMG el 30 de noviembre de 2004; el Consejo Ético del Fondo Petrolífero Noruego está ahora estudiando acerca de si debe vender sus acciones. La carta del Ministro de Asuntos Exteriores de la República Arabe Saharaui Democrática, Sr. Mohamed Salem Uld Salek, al Ministro noruego de Finanzas, Sr. Per-Kristian Foss, puede leerse en: http://groups.yahoo.com/group/Sahara-Update/message/1427.

La empresa de estudios sísmicos TGS-NOPEC firmó en mayo de 2002 contratos con Kerr-McGee, Total y la empresa petrolífera estatal marroquí. TGS-NOPEC completó sus iniciales estudios en el área durante la primavera de 2003. Su contrato desencadenó una campaña, urgiendo a la compañía a detener sus actividades y a los accionistas a presionar a la empresa. La campaña atrajo una atención masiva de los medios de comunicación internacionales, y recibió el apoyo de un gran número de ONG's y políticos, solicitando la cancelación de unos contratos tan poco éticos. Las negativas consecuencias de este proceder llevaron a un número sustancial de ventas por los accionistas, criticando todos a TGS-NOPEC por la escasa ética de sus criterios de actuación. Cuando el gobierno noruego cuestionó la legalidad de los contratos, también fue como consecuencia de la misma campaña. Después de someterse a los argumentos del movimiento solidario internacional y después de quedar plenamente advertido de la controversia sobre el territorio y sobre sus contratos de estudios sísmicos, TGS-NOPEC ha declarao que no se comprometerá en futuros contratos en el área. Véase:http://www.tgsnopec.no/newsroom/newsroom_details.asp?id=58

La empresa holandesa Fugro NV continuó las actividades sísmicas de TGS-NOPEC, pero en julio de 2004 canceló ulteriores contratos debido a los mismos argumentos, y después de una campaña similar.

En enero de 2005 la empresa con sede en las islas Faroe, Thor Offshore Services, que había trabajado para TGS-NOPEC en el Sáhara Occidental en 2003, dijo que no realizaría más actividades debido a la situación política.

La empresa petrolífera francesa Total se retiró del Sáhara Occidental en noviembre de 2004.

Kerr-McGee es hoy la última empresa en el área. Pero la única ocasión en que la empresa ha mencionado a sus accionistas su implicación en el Sáhara Occidental, por lo que sabemos, fue en su informe anual de 2003. En todas las demás ocasiones el área es referido como "Marruecos", dando así reconocimiento a la presencia marroquí en el área, algo que no ha hecho ningún Estado del mundo, incluidos los Estados Unidos de América. Al denominar al área de modo distinto a como se halla internacionalmente reconocido, la empresa está ocultando a sus accionistas lo que consideramos una información vital.

Los Estados Unidos han explícitamente excluido al Sáhara Occidental de su reciente Acuerdo de Libre Comercio (ALC) con Marruecos. El representante de los Estados Unidos para el comercio, Robert Zoellick, declaró claramente que el ALC cubre "el comercio y la inversión en el territorio de Marruecos reconocido internacionalmente y no incluye el Sáhara Occidental". Véase:

http://www.house.gov/pitts/temporary/040719l-ustr-moroccoFTA.pdf

En varias ocasiones, durante los últimos años, las organizaciones de apoyo al Sáhara Occidental de varios países han solicitado un encuentro a Kerr-McGee, para que les explicaran las consideraciones políticas, éticas y legales que se han realizado acerca de las actividades en el área. La empresa nunca ha contestado a nuestras solicitudes.

El Observatorio de Recursos del Sáhara Occidental/Western Sahara Resource Watch urge a su empresa a asumir la responsabilidad propia de un inversor consciente y a asegurarse de que de Kerr-McGee no renovará después del 1º de enero de 2004 su contrato de reconocimiento petrolífero fuera costa (offshore) del área del Sáhara Occidental ocupado por Marruecos. Si KMG contra todos los pronósticos vuelve a decidir renovar su contrato, le solicitamos encarecidamente que su empresa desinvierta en KMG.

Le urgimos a que su desinversión sea permanente hasta que KMG haya realizado una pública declaración de que 1) ha terminado su exploración en el Sáhara Occidental; 2) del mismo modo que han hecho los demás socios de KMG, declare que no firmará un nuevo contrato hasta que se haya encontrado una solución pacífica al conflicto y; 3) incluya un análisis de las consideraciones legales, políticas y éticas que se han tomado en cuenta acerca de los contratos y de su terminación.

Si su empresa desea tener cualquier información sobre el Sáhara Occidental, su status legal, las resoluciones de Naciones Unidas sobre el conflicto, la situaicón de su población refugiada o la violación de derechos humanos en los territorios ocupados de la que es responsable el Estado marroquí, por favor, no dude en contactarnos. Estaremos más que felices de ayudarle.

La carta que le enviamos ahora es parte de un esfuerzo coordinado globalmente para informar a los aproximadamente 600 mayores accionistas de KMG en 19 países de todo el mundo acerca de las actividades de la empresa. El Observatorio de Recursos del Sáhara Occidental/Western Sahara Resource Watch se compone de organizaciones e individuos de los Estados Unidos de América, Canadá, Francia, Suiza, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Reino Unido, Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Austria, Italia, España, Japón y Australia.

Si KMG elige renovar su contrato, volveremos a ponernos en contacto con usted con más información.

Atentamente,

En nombre del Observatorio de Recursos del Sáhara Occidental/Western Sahara Resource Watch





    


EN ES FR DE AR

La mayor parte del Sahara Occidental está ocupado por Marruecos. Negociar con compañías o autoridades marroquíes en los territorios ocupados es dar señales de legitimación de la ocupación. También da oportunidades laborales a los colonos marroquíes y beneficios al gobierno marroquí. Western Sahara Resource Watch urge a las compañías a que abandonen el Sahara Occidental mientras no se encuentre una solución al conflicto.

COP22 – La energía verde marroquí usada para el expolio

tn_poweringplunder_esp_610.jpg

En la COP22, tenga cuidado con lo que lee sobre los esfuerzos de Marruecos en energía renovable. Una parte en aumento de los proyectos se producen en los territorios ocupados del Sahara Occidental y se usan para el saqueo de sus minerales. Esto es lo que documenta el nuevo informe de WSRW.
¡Colabora con WSRW!

tn_sjovik_demo_610.jpg

Western Sahara Resource Watch trabaja por defender los derechos del pueblo saharaui a disfrutar de sus recursos naturales. Para poder hacer aún más necesitamos tu apoyo económico.

WSRW.org Archivo de noticias 2016
WSRW.org Archivo de noticias 2015
WSRW.org Archivo de noticias 2014
WSRW.org Archivo de noticias 2013
WSRW.org Archivo de noticias 2012
WSRW.org Archivo de noticias 2011
WSRW.org Archivo de noticias 2010
WSRW.org Archivo de noticias 2009
WSRW.org Archivo de noticias 2008
WSRW.org Archivo de noticias 2007
WSRW.org Archivo 2004 - 2006


Suscríbete a nuestro boletín:









Esta página web se ha construido gracias a la ayuda económica del sindicato noruego Industri Energi